• Por: Julieta Rivera

Pilates y rehabilitación


A lo largo de su desarrollo el cuerpo humano va generando diversas adaptaciones y compensaciones a los diferentes estímulos del medio ambiente y su propia ontogenesis postural. Desde el nacimiento y gracias a nuestra carga genética, los distintos estadios del desarrollo psicomotor están determinados por patrones de movimiento definidos por nuestro sistema nervioso central.

El método Pilates es una técnica de acondicionamiento físico global, que combina ejercicios de nulo impacto, controlados y realizados gracias a una importante concentración y control máximo de movimiento, logrados principalmente por una “completa coordinación entre mente, el cuerpo y el espíritu”.

La ejecución adecuada de esta bella disciplina desarrolla el equilibrio y la sinergia músculo-esquelética y articular de manera global, pues enfoca el fortalecimiento y la coordinación muscular en el centro de nuestro cuerpo; el llamado CORE o Power House, formado esencialmente por los músculos: profundos del abdomen (transverso del abdomen y oblicuos), de columna vertebral (paravertebrales) y del piso pélvico. Dicha activación nos permite generar una estabilización de columna a nivel lumbo-pélvico, que fundamentalmente nos brindará un pilar o base desde dónde se originarán de manera estable, potente y eficiente todos los movimientos de nuestro cuerpo.

El mundo moderno, así como el aumento del sedentarismo, los malos hábitos posturales y la mala calidad de vida, predispone a una serie de desequilibrios posturales, que generarán inestabilidades estructurales vulnerables a sufrir lesiones del tejido blando sobreexigido, dichas inestabilidades eventualmente, y a lo largo de la vida, se manifestarán en dolencias músculo-esqueléticas y articulares.

Te gusta el texto? Sabias que en el módulo 3 (en Brasil Fase 1) de los cursos de Alves Pilates (en Chile), puedes ver los ejercicios contra indicados para embarazadas (gestantes)? La división Alves Pilates Avanzado, de Alves Pilates, puede enviarte información si es que tienes dudas. Para eso hay que hacer click aquí

En la actualidad, existe evidencia científica que demuestra que el método Pilates contribuye favorablemente a prevenir y revertir una serie de patologías y síndromes que cursan con deficiencias posturales, principalmente a causa de un importante déficit en la sinergia y el control muscular, y una pérdida de la capacidad propioceptiva, que se entiende como el sentido de la posición y el movimiento muscular y articular. Dentro de estas condiciones se destacan enfermedades de origen idiopático y postural, tales como: escoliosis, dorso curvo, pie plano, hiperlordosis lumbar, enfermedad de Scheuermann, etc. Así como enfermedades degenerativas que debido a sobrecargas biomecánicas lesionan a los tejidos más vulnerables, entre ellas; protrusiones discales, hernias de núcleo pulposo, luxaciones recidivantes, espondilo-artrosis, disfunciones sacro-iliacas, etc.

La práctica del Método Pilates como una herramienta terapéutica eficaz implica conocimientos anatómicos, biomecánicos y fisiológicos para enseñar correctamente los ejercicios y conseguir finalmente un mayor control postural, mejor coordinación y equilibrio corporal, que beneficiará nuestra salud física y mental.

Critchley DJ, Coutts FJ. Effect of pilates mat exercises and conventional exercise programmes on transversus abdominis and obliquus internus abdominis activity. Manual Therapy

2011;16:183-189.


Critchley DJ, Coutts FJ. Abdominal muscle function in chronic low back pain

patients: measurement with real-time ultrasound scanning. Physiotherapy

2002;88:322-32.


Endleman I, Critchley DJ. Transversus abdominis and obliquus internus activity

during pilates exercises: measurement with ultrasound scanning. Archives of

Physical Medicine and Rehabilitation 2008;89:220-12.


Wajswelner H, Metcalf B, Bennell K. Clinical Pilates versus general exercise for chronic low back pain: random- ized trial. Med Sci Sports Exerc 2012;44(7):1197-205.

Julieta Rivera

Kinesióloga

Facebook: Julieta Rivera