• Por: Liliane Esther Guerrero

Pilates post parto


El término del embarazo no es solo la llegada de un nuevo ser, ya que la mujer continúa con una serie de cambios y adaptaciones.

Se inicia una nueva etapa: el periodo post parto y que conlleva una serie de cambios físicos y emocionales. Para este artículo nos enfocaremos más en los cambios fisiológicos.

Signos vitales: Temperatura durante las primeras 24 horas que puede llegar a 38ºC, por el esfuerzo muscular o la deshidratación.

Cambios en el sistema cardiovasculares: Pérdida de sangre durante el parto por aumento del 40% del volumen sanguíneo circundante en el embarazo. Se pueden perder de 500 ml en parto vaginal y 700 a 1000 ml por cesárea.

Cambios en el sistema urinarios: Tejido vesicular edematoso, congestionado e hipotónico después del parto, lo que ocasiona sobredistensión, vaciamiento incompleto y estasis de orina, esto disminuye a las 24 horas.

Cambios en el sistema gastrointestinal: La función intestinal se normaliza finalizando la primera semana por incremento del apetito e ingestión de líquidos.

Cambios en el sistema neuro-musculo-esqueléticos: Músculos abdominales blandos, débiles y laxos.

Podría haber una disminución de la sensibilidad de las extremidades inferiores en las primeras 24 horas debido a la aplicación de anestesia regional, predisposición a sufrir tromboflebitis (inflamación de la venas por presencia de un coágulo, generalmente ocurre en extremidades inferiores) por falta de actividad física y por incrementarse las concentraciones de protrombina (proteína que tiene participación en el proceso de coagulación de la sangre).

Cambios en las mamas: Se inicia la producción de leche (calostro) al tercer día. Al comienzo ingurgitación, se vuelve firme la estructura de la glándula mamaria, sensible y dolorosa al tacto, y de tamaño las mamas.

Al secretar la hormona prolactina baja la leche que también se estimula por succión del lactante.

Cambios en el útero: A las 12 horas luego del parto se palpa a 1 cm el fondo, por arriba del ombligo, la madre siente contracciones uterinas luego de expulsada la placenta.

Loquios: (flujo transvaginal después del parto) son de coloración roja (loquios hemáticos) durante dos o tres días, su color cambia a parduzco (loquios serosos) y luego amarillo blanquecino (loquios blancos) entre sexto y séptimo día.

Te gusta el texto? Sabias que en el módulo 3 (en Brasil Fase 1) de los cursos de Alves Pilates (en Chile), puedes ver los ejercicios contra indicados para embarazadas (gestantes)? La división Alves Pilates Avanzado, de Alves Pilates, puede enviarte información si es que tienes dudas. Para eso hay que hacer click aquí

Durante el puerperio, (período de tiempo que dura la recuperación completa del aparato reproductor después del parto, que suele durar entre cinco y seis semanas), se recupera totalmente el piso pélvico, ligamentos uterinos, paredes vaginales y pared abdominal.

¿Cuándo comenzar la rutina de PILATES después del parto?

Idealmente comenzar después de las 3 semanas con ejercicios de respiración, conciencia corporal, e isométricos a nivel abdominal y de suelo pélvico. Movimientos articulares suaves de extremidades superiores e inferiores. Ejercicios de movilización y elongación de cabeza y cuello.

Después de 6 semanas se recomienda, después de evaluar las capacidades físicas de la madre, incorporar de manera progresiva ejercicios de fortalecimiento abdominal, glúteos y extremidades. Siempre sin dolor y progresivo.

Beneficios del Pilates en el periodo de puerperio:

  • Mejor recuperación tras el esfuerzo del parto, aliviando aquellos dolores que a consecuencia pudieran aparecer.

  • Disminuir los kilos que sobran de forma más rápida y segura.

  • Aumentar el tono muscular especialmente músculos abdominales y del suelo pélvico.

  • Estabilizar articulaciones, debido a la laxitud que se desarrolla durante el embarazo y que permanece durante unos meses post-parto.

  • Incrementar la energía, la fuerza y resistencia.

  • Mejorar el control postural (re-alinear el cuerpo).

  • Evitar o disminuir el riesgo de lesiones a causa de la fatiga acumulada.

  • También ayudará a disminuir el cansancio, dolor de espalda, estreñimiento, ansiedad y depresión, retención de líquidos, etc.

Consejos a tener en cuenta al hacer PILATES:

  • Es mejor hacer ejercicio después de darle la leche al bebé, así las mamas no estarán llenas y será menos molesto.

  • No hacer ejercicios muy intensos, ya que un alto nivel de ácido láctico podría modificar el sabor de la leche siendo desagradable para el bebé.

  • Levantar pesas de manera poco controlada y vigorosa, sobre todo con las extremidades superior puede ocasionar dolor de mamas, incluso obstruir conductos galactóforos. Por lo que es imprescindible adecuar el trabajo con cargas a las características individuales de cada mujer.

  • Es necesario durante la lactancia que la mujer ingiera los líquidos que ha perdido durante el ejercicio.

Recordar que cada mujer tiene diferentes capacidades de acuerdo a su rendimiento físico y personalidad. Por ello siempre debemos tener en cuenta los objetivos de ella versus nuestros objetivos. Por ejemplo: es muy común que la mujeres solo quiera “bajar de peso y eliminar la barriga”, y el nuestro sea mejorar la postura. Entonces primero debemos conversar sobre los cambios que ha sufrido, el tiempo de recuperación o normalización que esto lleva y del por qué trabajar un objetivo antes que otro.

También es recomendable pedir autorización médica a su ginecólogo para estar respaldados del verdadero estado de salud de la mujer. Y por sobre todo evaluar antes de realizar una pauta de ejercicios por muy de bajo impactos que estos sean.

Liliana Esther Guerrero

Kinesióloga


177 vistas