• Por: Gabriela Cárdenas Matzner

Simples tips para mejorar tu práctica de Pilates


Simples tips para mejorar tu práctica de Pilates

Queremos dejar esos simples tips para mejorar su práctica de pilates: nuestro cuerpo es una perfecta balanza entre todos sus componentes, que funciona adecuadamente cuando todos sus sistemas están en equilibrio. Al practicar Pilates ponemos en marcha muchísimos músculos, además de la respiración y la postura, tres factores claves en nuestro desempeño.

Pero, ¿qué estamos trabajando realmente?

¿Lo estamos haciendo de la manera correcta?

Habitualmente solemos ir a una clase de Pilates, sintiendo previamente algún dolor en el cuerpo, lo que habitualmente escuchamos bajo el nombre de “nudo”, contractura, espasmo muscular, entre otros.

Estas contracciones mantenidas de nuestra musculatura se deben a que tenemos dichos músculos bajo constante tensión, o “hiperactivos”, debido a que hay otros músculos que bajaron su nivel de tensión, o están “débiles”.

En nuestro blog de pilates queremos dejarte pensando pero, ¿por qué pasa esto? Ese es el mecanismo habitual tras una lesión (aún cuando sea pequeña) con que el cuerpo se protege de daños externos, bajando la actividad de ciertos músculos y aumentando la actividad de otros, así el cuerpo vuelve a ser una balanza, dónde 5 + 5 eran 10, ahora 3 + 7 serán el 10, es decir, el cuerpo buscará la forma de compensar el desbalance muscular.

ESTABILIDAD.

¿Y qué hacer para “arreglarlo”?

1.-Aprende a reconocer qué músculos están tensos: Palpa y busca con tus manos los músculos dolorosos, aplícales calor y realízate auto-masajes ¡SUAVES! para disminuir su tensión. Puedes hacerlo en la tina caliente.

2.-Activa los músculos “débiles”. Ve a tu clase de Pilates y conversa con tu profesor sobre qué músculos tienes más flojos, dónde sientes que te falta la fuerza y qué es lo que usted quiere trabajar. Que él te evalúe y te guíe. ¡Todos somos diferentes!

3.- Elonga cada músculo que trabajaste. Cada vez que practiques Pilates considera 15 minutos posteriores a la clase para elongar todos los músculos que se ejercitaron. Si no sabes cómo hacerlo, no dudes en preguntar a tu instructor.

4.- Baño frío. Un baño frío corto, posterior a la práctica de Pilates, podría ayudar a reducir la inflamación o dolor causado por el estrés muscular.

¡Aprende a conocerte! Y mejora tu práctica de Pilates.

Gabriela Cárdenas Matzner

Diplomada en Kinesiología Músculo Esquelética con Aplicación Clínica

Formación en Pilates Mat, Alves Pilates

#beneficiosdepilates #ejerciciosdepilates #aprenderpilates #todosobrepilates #materialparapilates

0 vistas